27 marzo 2011


Alfonso de Cabo nos envía esta receta:
  1. En una sartén de fondo grueso, se extienden las salchichas sin que estén amontonadas con una gota de aceite de oliva virgen extra (por supuesto).
  2. Se ponen a fuego medio hasta que doren y pierdan el exceso de grasa que suelen tener.
  3. Cuando estén doraditas (como en la foto superior) se les retira la grasa que han soltado y se les añade Piedra Luenga PX hasta que les llegue por la mitad de su altura.
  4. Seguir a fuego medio hasta que reduzca el vino a una tres cuartas partes del volumen inicial.
  5. Servir y disfrutar.


Aquí tenéis el resultado. Enhorabuena Alfonso!

Y nos adjunta dos postdatas:)

Pd. Hoy mis hijos las han comido acompañadas de arroz blanco y ni me han dejado probarlas. Imagino que estaban buenas. Escasas según ellos.

Pd 2. El poner el aceite es para que no se peguen de primeras y se deshagan. Podríamos no ponerle aceite si las ponemos con la sartén en frio. Pero el AOVE le añade un puntito muy interesante.



Alfonso de Cabo, consultor y aficionado a la gastronomía -o viceversa- nos ha enviado esta receta, que puedes ver en su blog, Cocina de batalla.