26 marzo 2012


WABI SABI es el antiguo arte japonés de encontrar la belleza en la imperfección y se basa en tres premisas: nada permanece, nada está terminado y nada es perfecto.

Wabi connota simpleza rústica, frescura, quietud: elegancia subestimada. También se refiere a imperfecciones que surgen durante el proceso de construcción y dotan de elegancia y singularidad al objeto.

Sabi es la belleza o serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto y su impermanencia se evidencian en su pátina y desgaste, o en cualquier arreglo visible.

Wabi Sabi hace referencia, por tanto, a objetos, al arte, a un modo particular de entender el mundo. Al vino también. A su proceso de elaboración.



El pasado viernes 23 de marzo nos reunimos en WABI SABI, la nueva tienda y galería de la calle Viriato, en Sevilla. Para hablar de arte, de la elegancia subestimada que nos gusta tanto, de vinos ecológicos y cómo nuestro trabajo consiste en cuidar la tierra.

Y con la colaboración de Fran León y el restaurante Al Solito Posto, tuvimos una degustación de tapas elaboradas con muy buen gusto y mejor sabor, que dieron el remate al anuncio por parte de Francisco Robles de la obtención del Gran Bacchus de oro en la X edición de los premios Bacchus 2012 con nuestro Pedro Ximénez. Todo un honor poder catarlo tras la feliz noticia.

En Bodegas Robles hemos hecho un llamamiento a todas aquellas personas creativas que deseen compartir su oficio con nosotros, con nuestro vino. Lo hemos llamado Arte Reunido y hemos puesto en palabras nuestras intenciones:

[Ver Arte Reunido]
[Si quieres participar]