28 enero 2013

Igor podando el viñedo ecológico Villargallegos.

La vid es una planta trepadora, cuyas ramas (que llamamos sarmientos), pueden alcanzar hasta 30 metros de longitud. El objetivo de la poda consiste en reducir el número y la longitud de los sarmientos para que la vid produzca menos racimos, pero de más grosor y más calidad. La poda alarga la vida de la vid y asegura la cosecha de un año para otro. La poda es, por tanto, una de las operaciones más importantes para la obtención posterior de unas uvas sanas, maduras, y de calidad.


La poda se hace en pleno invierno cuando las viñas están prácticamente dormidas, en reposo, aprovechando que la planta se encuentra hibernando y ha bajado la circulación de la savia. En ese momento se puede despojar a la vid de las ramas sobrantes sin temor a que "sangre".

Es una de las actividades más antiguas y la que menos ha evolucionado, los romanos lo hacían igual que nosotros con unos utensilios muy parecidos.